Actualidad

Echa un vistazo al contenido más reciente de Defensa Social y comparte tus intereses con familiares y amigos

Los españoles hablaron en esta canícula de 2023. El Partido Popular ganó las elecciones al Partido Socialista, pero nuestra extraña mecánica electoral ha hecho que por una mínima diferencia de unos cinco escaños, la inequívoca voluntad de cambio del pueblo no llegara a materializarse en la formación de un gobierno posible mínimamente estable. La tranquilidad prometida del galleguismo de centro se convirtió en más de lo mismo.

El Sanchismo está agonizante… Ni siquiera sus sospechosos habituales, los cómplices con lo que ha pergeñado sus funestas quinielas parlamentarias, han conseguido levantar cabeza. Solamente los de Bildu han conseguido mejorar sus resultados y crecer, escupiéndonos sobre la cara la inefable realidad de que la violencia arroja un inequívoco rédito político. Mal ejemplo para nuestra prole.

La movilización alrededor de las grandes falsedades del Sanchismo, que viene una derecha que va a detraer derechos a mujeres y homosexuales, ha acabado por evitar lo que hubiera sido deseable: la desaparición de una izquierda en proceso de radicalización al servicio de las grandes causas del globalismo disolvente de vínculos y certezas. Como si de la noche a la mañana, nadie pudiera derribar el concienzudo andamiaje construido en España para hacer de nuestro país un territorio demográficamente insostenible.

Como guinda del pastel, la gobernabilidad de la nación más antigua del mundo la tiene en sus manos el fugado Puigdemont. España a la deriva en manos de una personalidad diletante y errática. Un nuevo pulso al Estado se atisba por el horizonte. Una extradición que se nos antoja ciertamente problemática y en la que lo único que nos vamos a dejar por el camino va a ser nada más y nada menos que la credibilidad de nuestras instituciones.

En España se debate mucho sobre la necesidad de un cambio de régimen electoral, pero nunca nadie en ningún momento emprende una labor que bien podría socavar la fuente de su poder. Esta es la realidad. Los que se benefician de sus complejidades nunca van a arrojar simplicidad y practicidad sobre el sistema. La Constitución y la subsiguiente legislación electoral lo único que propusieron fue un cambio de cromos en el que las diversas tendencias políticas hicieran valer sus apoyos.

El problema es que quien tiene siempre los mejores cromos son precisamente los que quieren destruir España. Es el sino de nuestra patria consagrado en un sistema que se autodestruye a sí mismo. En unas elecciones se deben dilucidar dos cuestiones totalmente distintas, la identidad del liderazgo político  y la representación de la ciudadanía. Mezclar ambas cosas es un error. Hoy en día, guste o no, el liderazgo lo ejerce el líder del PP. Sin embargo, la sobrerrepresentación de los separatismos producirá que el presidente actual prolongue su agonía durante unos meses más, algo totalmente predecible si nos atenemos a la personalidad de quien viene rigiendo los destinos de España desde el año 2018.

Probablemente, la solución final nos la dará la maquinaria interna de los dos grandes partidos y la batalla final se materialice tarde o temprano en una nueva convocatoria electoral. Mientras tanto, los españoles seguiremos observando el panorama como auténticos convidados de piedra de un drama que acabará por socavar nuestro bienestar e independencia.


BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Etiquetas

Democracia avanzada Dignidad y libertad Justicia social Unidad y soberanía Democracia avanzada Sanidad Patrimonio

Sanchismo epistolar

Resacón en Cataluña

Sánchez se enroca a lo Pablo Iglesias

Defender tu casa no debe ser delito

Cibeles 9-M: Gobierno dimisión

Las elecciones gallegas

Es el momento de la innovación

PSOE vende España

Slider
Arrow
Arrow
ArrowArrow
La España rural, orgullo nacional
Defensa Social, en defensa de la España Rural
DAS en defensa de España, la libertad y la justicia
Con media España vacía no tenemos futuro. Defensa Social estuvo en la manifestación de la España Vaciada en Madrid, el 31 de marzo de 2019. #despoblación #rural #manifestación
La Revuelta de la España Vaciada
Con media España vacía no tenemos futuro. Defensa Social estuvo en la manifestación de la España Vaciada en Madrid, el 31 de marzo de 2019. #despoblación #rural #manifestación
Con Cake Minuesa - Defender la unidad y la soberanía de España no es ser derechista
Gracias al periodista Cake Minuesa por acercarse a nuestra pancarta y dar voz a los que sin ser derechistas defendemos la unidad y la soberanía española.
Bandera de Defensa Social en Barcelona
Gran bandera de España desplegada en la manifestación del 8 de octubre en Barcelona por la unidad nacional. España, juntos tenemos futuro, juntos hacemos Defensa Social
García Page en la crisis del Covid 19
Falta total de sentimientos.
Defensa Social en la manifestación Unidos contra la corrupción
RT en Español ha sido el único medio que se ha hecho eco de la manifestación del sábado pasado. Nuestra presencia se ve destacada entre la multitud, incluso da la impresión de que la reseña que acompaña al vídeo la han escrito basándose en nuestros lemas y carteles: "Cientos de personas marcharon por las calles de Madrid este sábado para protestar contra los altos niveles de corrupción e impunidad de las autoridades españolas. En la manifestación se exhibieron varias pancartas contra banqueros y políticos como el actual presidente Mariano Rajoy o el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero." Fue una experiencia enriquecedora, distintas sensibilidades políticas -distantes en algún que otro punto- unidas por un fin común mayor: la lucha contra la corrupción. Gracias a los asistentes y a todos los que desde la distancia y las redes sociales apoyasteis la acción. No te pierdas la siguiente. Juntos hacemos Defensa Social. Tenemos derecho a defendernos. (*Gracias a los convocantes Plataforma Ciudadana Anticorrupción y a Iniciativa Republicana Española por la invitación.)
El gobierno se niega a poner el crespón negro por las víctimas.
Pequeñas coincidencias. señor ministro (Illa).
Piensa mal...
Slider